Relatos Salvajes – La paciencia no es humana, la venganza sí.

He llegado a creer que estamos tan obsesionados con ser humanos y que nuestras sofisticaciones burguesas como enamorarnos, viajar en un avión, festejar un cumpleaños, cometer un crimen o vengarnos (o sea, cualquier actividad humana cotidiana) nos aleja por completo de nuestro lado animal. Tal parece que hemos logrado separarnos por completo de esa parte…