Of late I think of Rosewood: Las Pretty Little Liars regresan con una muerta bajo el brazo.

El día de ayer por la noche se estrenó por el canal Freeform (antes ABC Family) el episodio número 131 de Pretty Little Liars, el cual plantea un nuevo inicio para las mentirosas y toma lugar cinco años después de los eventos de la primera parte de la sexta temporada, ahora que sabemos que A en realidad siempre fue Charlotte, CeCe o Charlie, la hermana transexual de Alison.

Debo decir que hay una parte de este salto de cinco años que no me hace mucho sentido, a pesar de que supuestamente ha pasado el tiempo, las PLL se ven igual, es decir, el cambio de look no hace que se vean mayores, seamos honestos, cuando estaban en high school pocas veces las vimos vestidas como adolescentes de verdad y ahora, aunque supuestamente son mayores, tengan trabajos y beben alcohol, no parecen más adultas que antes.

ppp

Alison, quien ahora es maestra en la Rosewood High (a pesar de que básicamente nunca fue a la preparatoria porque a la perra le salía muy bien hacerse la muertita para ocultarse de su hermano/a psicópata) pide a sus cuatro amigas, Spencer, Aria, Emily y Hanna testifiquen en favor para que Charlotte pueda abandonar el sanatorio donde está internada y vivir con su familia, porque claro, los psicópatas deberían andar por ahí sueltos y todo mundo tiene derecho a ser una buena persona, así que hay una audienca en la corte y esto las obliga a volver a Rosewood y reencontrarse con su pasado.

Más allá de los eventos que se avecinan, no vemos el peligro real aún, supuestamente el nuevo enemigo de las Liars será más sanguinario y cruel que lo que pudieron haber sido Mona o CeCe, pero más allá de volvernos a encontrar con la ilógicamente importante Sara Harvey todavía no se ve ningún peligro cerca.

Este primer episodio del último arco tiene los mismos elementos que no pueden faltar en Pretty Little Liars: una noche de juerga entre amigas, unas cuantas nuevas mentiras, nuevos secretos y por supuesto, un funeral. Ezra es alcohólico y vive traumado, porque en “Sudamérica” unos “revolucionarios” secuestraron a su última novia y no sabe más de ella, Toby sigue siendo policía y carpintero y claro, Caleb es un hacker que habla con los muertos.

La verdad es que este primer capítulo de lo que será el final de Pretty Little Liars fue aburridísimo, con todo y funeral; es un hecho que la muerte no se puede tomar en serio en Rosewood, con tantos asesinatos de personajes secundarios y otras, como Ali o Mona que en realidad nunca estuvieron muertas, pero supieron fingirlo muy bien y mantener su cabello hidratado en el intento.

Quién sabe qué será de las Pretty Little Liars sin A-CeCe-Charlotte-Charlie, y si antes podíamos justificar tanta pendejada cometida por Spencer, Hanna, Emily y Aria por ser adolescentes, ingenuas y en peligro, lo menos que podemos esperar ahora que son adultas es que de verdad, se lo piensen antes de que otros cuantos personajes secundarios muertos.

Si amamos locamente Pretty Little Liars es por ridícula y absurda, es por eso que necesitamos de eso para sobrevivir- 😦

 

 

 

¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s