Qué bueno que se acaba “En familia con Chabelo”.

Hasta hace unos meses o años las huestes de internautas reclamaban la cabeza de Xavier López “Chabelo”, acusado no solamente de representar los valores mediáticos impuestos por el Tigre Azcárraga, sino también de ser un promotor del consumismo y de la mala alimentación, al promocionar descaradamente juguetes, pastelitos, chocolates y demás basura dirigida al público infantil.

Hoy las masas de opinión pública lloran su partida. Yo me pregunto: esos que se lamentan, ¿aún le prenden a la tele los domingos para ver a Chabelo? Nada más de imaginar escuchar su voz cuando uno anda crudísimo suena pésimo en este momento de la vida.

Qué más da si Chabelo es una institución, es una fórmula  que es irrelevante y sólo se ha convertido en un tema de conversación porque alguien decidió ponerle fin. Lo que ponga Televisa en su lugar debería de darnos lo mismo, de todos modos a nadie le importa. Probablemente lo que pasó es que los patrocinadores empezaron a esfumarse, se acabaron los años de gloria del programa y simplemente la gente dejó de verlo. Equis.

Creo que todo el mundo merece su jubilación y probablemente el señor se vaya a su casa a descansar en sus muebles Troncoso. Si es culpable o no del desmedido consumismo y obesidad infantil es un asunto que será juzgado por las autoridades competentes, es decir, el bendito y cambiante punto de vista de los opinadores de las redes sociales.

Sí, esos babosos que hoy organizan marchas ficticias para que Chabelo no se vaya, o que en su barato afán de despreciar a Televisa, la ven como una empresa malagradecida que un buen día simplemente le da una patada en las nalgas a su empleado más longevo y tradicional, para sustituirlo con un producto renovado y que seguramente cambiará la televisión para siempre (ja!). Afortunadamente ellos ya están juntando firmas en Change.org para que Chabelo siga domingo a domingo, generación tras generación. Simplemente porque a ellos les importa muchísimo.

Me queda claro que algo como tener una opinión, defender una causa o manifestarse se ha vuelto profundamente trivial. De pronto, ese odio que le tienen a Televisa deja de parecer auténtico, más bien parece rencor, como si les hubiera roto el corazón. Como si les estuvieran arrancando un pedacito de su infancia.

O sea, tooooodos vimos a Chabelo alguna vez y sí estaban padres los concursitos, pero y qué si quitan su aburrido programa, ¿se van a morir un puto domingo por no ver las catafixias?

Seamos claros: En Familia con Chabelo es un programa súper gastado y a nadie debería importarle si Televisa le rinde un justo homenaje a sus figuras, A NADIE.

Neta ya córtense el pinche cordón umbilical de mamá Televisa.

@mariapecadora

 

¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s